.

.

12.26.2012

Zone of the Enders: The 2nd runner


Hey!

Hace mucho que no hay una entrada invitada en el blog, así que aquí una recomendación de un invitado especial, amante de los videojuegos y los viajes en el tiempo, Lucas.

Disfrútenla.

-.-.-.-.-.-.-.-                      -.-.-.-.-.-.-.-.-                        -.-.-.-.-.-.--.-.-.-.-.-.-                    -.-.-.-..-.-.-

“¿Seremos libres finalmente en el espacio?”

En torno a esta frase gira el argumento principal del videojuego de acción con mechas producido por Hideo Kojima y dirigido por Shuyo Murata. Zone of the Enders: The 2nd runner (conocido en Japón como Anubis: Zone of the Enders) salió a la venta originalmente para Playstation 2 hace diez años y, pese a no ser un hit comercial entonces, se ha consolidado como una obra de culto entre la comunidad gamer y no es para menos; su estupenda calidad junto con el diseño de juego lo convierten en una experiencia inolvidable, cargada de acción frenética y situaciones geniales.


En el año 2172, la humanidad ha expandido por fin sus fronteras hasta el planeta Marte y los satélites de Júpiter gracias al descubrimiento de una poderosa e inagotable fuente de energía: el metatrón. Esta situación ha llevado, ironía de la historia del ser humano, a nuevos conflictos interplanetarios entre los habitantes de las colonias extraterrestres, llamados “enders”, y los de la Tierra. Cabe anotar que Kojima es un gran seguidor de los robots gigantes pilotados por humanos (a.k.a mechas) y las series de animación que les dieron éxito; por ello no es coincidencia que el discurso de Z.O.E verse más o menos sobre lo mismo que Gundam o Robotech. Regresando al juego, el conflicto entre humanos y enders ha llevado a estos últimos (considerados débiles por no haber crecido en la Tierra) a desarrollar armas de combate para defenderse. ¿El resultado? Mechas denominados Orbital Frames, creados en su totalidad con metatrón y cuyo diseño está basado en dioses egipcios (awesome!!).


Desde luego, existe un grupo paramilitar, BAHRAM liderado por Nohman, que tiene un interés especial en los dos orbital frames más poderosos, Jehuty y Anubis, para acabar de una vez por todas con el conflicto espacial. The 2nd runner es una secuela, y toma lugar inmediatamente después de que BAHRAM asaltara la colonia Antilia en la órbita de Júpiter para hacerse con los orbital frames. Por azares del destino, Dingo Egret, antiguo aliado de Noham, se ve inmiscuido en el conflicto pilotando una versión incompleta de Jehuty y es así como inicia la aventura.


Con un aspecto visual basado en cell-shading (toda una innovación en aquel entonces), el juego nos sitúa en diversos escenarios marcianos (literalmente, en Marte) para enfrentar a las flotas de orbital frames producidos en masa por BAHRAM quienes por fin se han adueñado del planeta rojo. La acción del juego es frenética, y como ningún otro título, te hace sentir el verdadero piloto de Jehuty quien responde con tal precisión y velocidad que resulta difícil abandonar la aventura después de jugar secciones memorables, como las batallas contra el ejército enemigo en el cielo o contra los jefes de nivel. Y créanme, cuando digo
memorables, me refiero a batallas que se quedarán marcadas en tu vida por un buen tiempo; desde el enfrentamiento contra el Vic Viper, nave clásica de Konami, hasta la pelea con Anubis en Fobos, pasando por la lucha contra Inhert en plena oscuridad, todas las batallas, además de únicas, son difíciles hasta no poder, pero resultan altamente gratificantes cuando sales victorioso.


Si de algo peca el juego, como todo título de acción de ese entonces y de ahora, es que las espectacularidad visual junto con la acción frenética y la cámara en constante movimiento pueden confundir a los jugadores menos hábiles o recién iniciados. Pero más allá de esto nos encontramos con un título entrañable, con un diseño soberbio (de la mano de Yoji Shinkawa, conocido por la serie Metal Gear), un soundtrack perfecto (esperen a escuchar los temas de Ardjet y el Vic Viper), y lo más importante, una aventura que te ata desde el principio con personajes carismáticos, con situaciones que no hacen más que crecer en escala y originalidad, y con la mejor acción de mechas que puedas controlar con tus manos. Al final de la hazaña serás el mejor corredor de orbital frames y justo cuando pensabas que nada más podía hacerse por el destino desolador del ser humano en el espacio podrás darte cuenta que sí, que aun podemos ser libres allá arriba.


Los dos juegos fueron reeditados en una sola colección HD tanto para Playstation 3 y XBox 360. Si bien esta edición tiene algunas fallas técnicas en cuanto al frame rate, de cualquier forma vale la pena hacerse con ella y mucho más para aquellos que nunca jugaron estos títulos. El primer Zone of the Enders incluido en esta edición, aunque valioso, funciona más como una introducción a este universo pues es muy breve y ni la trama ni el diseño están a la par del segundo, aunque las batallas contra los jefes siguen siendo igual de buenas.

Adicionalmente, si logran conectar con la serie, les recomiendo buscar la ova Zone of the Enders: Idolo y la serie Zone of the Enders: Dolores I, que expanden el universo del juego y profundizan en el conflicto entre la Tierra y Marte.


Consigan estos juegos, ¡totalmente recomendables!

0 comentarios:

Post a Comment